Mis apuestas Amigo Bingo 45996

Es complicado. Pero no hay ganadores. Algunos ya han tocado fondo e intentan salir de él. Este joven donostiarra sigue eligiendo su nick de juego para identificarse. Hace dos meses que no apuesta. Su ruina.

«Me gasté más de 100.000 euros en apuestas; perdí el rumbo de mi vida»

En la imagen, en una de las salas de la terapia a la que acude en Zaragoza. En absolute, Benito nombre falso no tenía ese dinero. Era la indemnización lectivo de su padre. Tenía 24 abriles cuando hizo su primera apuesta, ganó y se enganchó. Ahora, con 26, acude dos veces por semana a una terapia de grupo en Zaragoza para los nuevos ludópatas : veinteañeros adictos a las apuestas deportivas, al póquer online, al bingo electrónico